Villancico de consolación

Árbol de Navidad sin afeitesEn mis tiempos de fe militada en templos, cuando aún existía el moscovito verde y la familia para montársele encima e ir todos los domingos a misa en la iglesia de La Merced, yo canté muchos villancicos.

No es que mi voz se haya malogrado con el tiempo, es que a los niños se les permite cualquier cosa, y si viene del corazón, menos reparos todavía.

Entonces éramos cuatro y hacíamos buñuelos para Navidad y a veces hasta daiquirí- que no es una bebida navideña, pero era la que sabía hacer mi papá en la batidora rusa y le quedaba muy rica.

Montábamos el arbolito en cuanto rompía diciembre y lo dejábamos, a pesar de las burlas, hasta el 21 de enero, porque era mi cumpleaños y porque, vaya!, nos daba la gana.

Llegado el 25, nos montábamos en el susodicho-difunto-soviético-automóvil para recorrer todas las iglesias de Camagüey (que son una pila), y poder defender con conocimiento de causa la certeza de que el nacimiento de La Meced era el más lindo de todos.

El padre Willy- que también se me fue, pero a Baracoa- era el más bendito arquitecto de Belenes que esta provincia ha conocido. No había quién le hiciera sombra en eso de recrear el nacimiento del Niño en los predios de la casa parroquial. Sus grutas de papel cartucho y sus lagos de espejo eran visitados por creyentes y no con tal efusividad que las ancianitas-custodio le llevaban cuenta rigurosa para luego dar parte en misa de por dónde iba el record anual.

Luego, más cercanos al “fin”, recogían una latica de arroz por persona y algún dinerito, para hacer la cena entre matrimonios e hijos de la comunidad, y así se nos iban los días últimos del año, de fiesta en fiesta y de árbol en árbol.

Y pasó el tiempo y pasó un avión por el mar. Se fue mi papá y con él el daiquirí, se perdió el moscovich, dejamos de ir a la iglesia, se rompió la cajita de música del arbolito… también la familia, y se me extravió en algún sitio de la nostalgia la fe.

Anoche no hubo siquiera llamada telefónica, Sarita casi no estuvo, no se cocinó cena especial. El arbolito, únicamente ese, se quedó esperando el nacimiento en una esquina de la casa, junto a los cables de ETECSA, y fue casi un milagro, prestado para la ocasión por unos nuevos vecinos viejos, que se re-mudaron para el edificio y como tenían dos (árboles) , pues nos cedieron uno.

Me prometí no escribir nada de este día, pero supongo que la Nube también ha de ser para tormentar y la Barataria me ha dado el pie forzado.

Como premio de consolación, me autocanté mi villancico preferido toda la noche, y comenté hoy con alegría sentida y sin “sanas envidias” las fotos de amigos queridos que en facebook me compartieron su noche familiar de amor y paz.

Para nuevo año deseo una Navidad más linda que contarles.

MI VILLANCICO PREFERIDO

Esta noche es noche buena

vamos al bosque angelito

a cortar un arbolito,

hoy que la noche es serena.

Los reyes y los pastores

andan siguiendo una estrella,

le cantan a Jesús niño

hijo de la virgen bella.

Arbolito, arbolito,

campanitas te pondré.

Quiero que seas bonito,

que al recién nacido te voy a ofrecer.

Iremos por el camino,

caminito de Belén…

iremos porque esta noche

ha nacido el niño rey.

Anuncios

Acerca de nubedealivio

María Antonieta Colunga Olivera. Licenciada en Periodismo de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte y Loynaz.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Villancico de consolación

  1. dayron dijo:

    Hola amiga, veo que la navidad te ha puesto una nubecita triste en el corazón, pero has de saber que Jesús siempre esta ahí,contigo y conmigo,con el desamparado y con el que tiene mucho, él está a las puertas, solo debemos abrirle, y darle un lugarcito en nuestro corazón,( él no necesita mucho). Estoy seguro que sonrió cuando le regalaste el villancico, espero que tu sonrisa, con la que alegras a todos,( entre ellos a mí), vuelva y con ella tu fe, la cual no perdiste, sino que duerme, ya que Jesús te espera, en cualquier sitio de la ciudad ,que una vez también fue mía, pero ahora es recuerdo. Espero te hallas reconfortado un poco y estés mejor, saludos desde donde el Atlántico besa las costas, tu amigo Dayron.

    • nubedealivio dijo:

      Dayron, amigo mío, me estás malcriando un poco con tu reincidencia en la nube… creo que ya nos podemos decir amigos, verdad? Te agradezco la ternura y el cariño de este comentario, no te preocupes, yo sé que Jesús cree en mí aunque ya yo no crea tanto en él. Te aseguro que estoy más que reconfortada, el lunes llegué acá al trabajo y me topé con toda la gente linda que quiero y a la hora del almuerzo decidimos hacer una cena de año nuevo todos juntos en casa del Alejo. Así que si la Navidad no fue muy buena, el año nuevo sí lo va a ser… porque lo digo yo! Espero verte en post más alegres, en todos, siempre. Un beso de tu amiga nube, y un abrazo grande.

  2. Los reyes y los pastores andan buscando una estrella…. me la dejaron a mí en forma de nube hermana… tú mi Tunie…. un beso navideño, te invito mañana a recorrer a pie las iglesias más cercanas para ver los nacimientos y cantar juntas este villancico nuestro…

    • nubedealivio dijo:

      Ya ta’, nos vamos de recorrido ver nacimientos, no es eso lo que se pone de moda acá en el periódico para fin de año??? Aunque según la Yuyingui, no nos deben publicar nada de este eh? jajajaja Un beso, mi mariposita.

      • dayron dijo:

        Hola , amiga, nuevamente me tomo el atrevimiento de escribirte, casi en silencio, como el que le habla a una musa y teme. Ya sé que este 2011 fue benévolo contigo, te trajo dos amores, y renació un poco de tu fe, espero que este 2012 te traiga más felicidad, y te abra mas puertas que nunca. Te felicito de todo corazón, tu amigo dayron, saludos desde donde los Implicados ya no saben que decir.

      • nubedealivio dijo:

        Dayron, tus comentarios son bienvenidos y muy esperados, por favor, nada de atrevimientos ni silencios, escríbeme siempre. Gracias por los buenos y sinceros deseos que adivino tras tus letras. Te felicito de vuelta, con mucho cariño y alegría de saberte cercano a la nube.

  3. Mary, no te permito tristezas, ya entiendo lo del pie forzado pero mejor que un pie te doy mis brazos para estrecharte y un beso, amiga. No hay soledad posible para los buenos. Teresita

    • nubedealivio dijo:

      Tere, tus abrazos siempre están conmigo, aún cuando ni te das cuenta que me los das. Una barquilla en una acera, una botella hasta mi municipality, el beso siempre de las mañanas en la redacción o la charla personal furtiva a mitad de jornada… todos son abrazos tuyos que agradezco feliz. Otro beso para ti, parte de los buenos con quienes me gusta juntarme para matar mis soledades filiales. Te quiero.

  4. Me conmoviste, no te conozco mucho pero con lo poco que sé de ti me basta para saber que eres una persona muy sensible, eso lo supe además porque tu blog es transparente… y ahora hasta culpable me siento por mi comentario acerca de las navidades, porque ya veo que en algún momento significaron mucho para ti, en especial por esos detalles y personas que ya no están…. sorry. besos, Yise

    • nubedealivio dijo:

      Yise, la alegría de los amigos jamás-jamás tiene que pedir perdones, cómo va a ser eso??? La alegría de mis amigos es la que me cambia las Navidades tristes en alegres, en felicísimas. Y rodeada de gente tan buena como tú, yo no puedo ser triste, ni siquiera haciendo mi mejor esfuerzo. Gracias por estar siempre allí, mi amiga, gracias por todas estas cosas lindas que dices de mí. Nunca olvidaré como, sin conocernos casi, dictaminaste rotunda en aquella reunión con Adriel en Santiago que los camagüeyanos éramos muy inteligentes… la gente buena siempre ve buenos a los demás, aún sin tener motivos. Te quiero mucho, sabes?, yo también te he ido conociendo en la distancia y te calibro espontánea, jovial, sin posibilidad alguna de dobleces (tu carácter no te lo permite) y tremendamente humana. Un beso de nube orgullosa por tenerte amiga.

  5. Orlando dijo:

    Ahora me recordaste una cosa de Navidad que me dio mucha gracia. Estaba en un remoto lugar del Cáucaso ruso, en una ciudad llamada Nalchik. Allí pasé la Navidad de 1985. Eramos unos cuantos cubanos en el Instituto Geofísico de la Alta Montaña, y teníamos bastante perturbado el ambiente navideño de los nalchiqueños. Hubo uno muy chistoso (nalchiqueño) que pintó una caricatura en el mural: un tipo vestido estilo negociante de aquella época en Rusia, con una palma cubanísima debajo del brazo y el globo decía: Vaya, coge aquí tu buen “pino” de importación!!!!

    • nubedealivio dijo:

      Orlando, verdad que los cubanos causamos conmoción dondequiera que vamos jajajaja Muy buena historia, el día que yo tenga un periódico, te juro que te abro una columna para ti solito, para compartir estos cuentos tan buenos que tienes. Un beso, mi amigo, y feliz año nuevo.

  6. Anny dijo:

    Ese es también uno de mis villancicos favoritos!!! me encanta ❤ Tunie, tú sabes que te quiero un montón y hace unos minutos, poniéndome al día con tu blog, leo esto y las lágrimas caen sobre mi rostro sin parar, primero porque me haces mucha falta, segundo porque me hubiera encantado estar ahí para alegrar tu nochebuena y finalmente me quedo pensando en lo mucho que te admiro, por tu fuerza y al mismo tiempo tu sensibilidad, por toda la luz que reflejas, porque siempre sabes que decir y porque a pesar de todo le das vuelta a la vida y siempre pa’lante!! Una de las cosas mas lindas que me ha pasado en la vida fue conocerte -conocerlas a todas- te quiero muchoo!! besos a Sary, a Judith y tu a madre.

    • nubedealivio dijo:

      Anny, siempre seremos hermanas, nuestros cuatro meses de amistad cara a cara y los tantos que han venido después a través de letras me han demostrado a mí también la clase de ser humano que eres y la familia que tengo en tu familia. Tu hermana es mi hermana y tus primas también, siempre seremos las chiquillas aquellas que una tarde viajaron de Pimentel a Macorís en el vagón de una camioneta, cantando canciones de Alex Ubago y Arjona, despidiéndose sin saberlo, sin lágrimas, muertas de la risa y el cansancio… recuerdas??? Siempre seremos las comedoras de lasaña ahogada, las fans de Bob Esponja, las más entusiastas organizadoras de pijamadas… Tus fotos de nochebuena fueron bálsamo a mis pesares, mi familia de allá estuvo reunida y feliz, y eso me llena. Yo también las quiero un mundo y si hiciera un inventario de vida, igualmente figurarían ustedes entre las mejores cosas que me han pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s