Balances para no dormirse

vaca_en_mecedoraDe niña siempre sospeché una imagen muy aburrida de eso que llaman en Cuba asamblea de balances. En la inocencia literal de mi imaginación, figuraba a los mayores apoltronados en sillas mecedoras, batiendo hacia adelante y hacia atrás argumentos enjutos al sopor de los muchos problemas que, como el verano, parecen ser estación eterna en esta Isla.

A excepción del detalle risueño del mueble en que se sienta la gente para balancear la cosa en sí, la experiencia no me ha cambiado en mucho el esbozo infantil de lo que resulta una reunioncilla de estas. Así que cuando les llegó a mis guajiros la “mala racha” me las vi negras, por aquello de tener que escribir para un periódico de lo que probablemente a nadie le motive leer.

¿Qué pudiera interesarle a alguien de una asamblea de balance campesina? No poco… ¡Deje que yo le cuente!

Vamos a saltarnos la parte infeliz de las hechuras gemelares de los informes- esa cicatriz morba que la verticalización del poder y la burocracia aún nos ciñen-, y olvidemos lo anómalo de escuchar hablar a una persona de sí misma como de “nosotros”- que hace que uno no sepa bien a quién aplaudirle el logro o reclamarle el yerro-; o la maña de contar como elemento de mucho peso el porciento de mujeres, negros y mestizos de tal o más cual estructura. A lo mejor son cosas que solo a mí me enturbian el goce y me mueven al tedio.

Si se aguanta ese preludio formal sin caída de párpados, uno llega a enterarse de unos cuantos detalles medulares que el guajiro no se puede aguantar en la estabilidad de las cuatro patas del taburete que ese día le toca.

Uno evidencia, por ejemplo, que existe una brecha espinosa entre la base, allí donde está el hombre madrugador que araña el fango, y la estructura empresarial del Estado, allí donde va a parar todo el esfuerzo del primero. Productores y empresarios, en abierta negación de la teoría socialista, terminan viéndose las caras casi únicamente en reuniones como esta, donde resucitan problemas robustos tras meses de engordar en la indolencia, y hete que allí, amén de no alargar la cosa, se programa una nueva reunión para solucionarlos.

Uno se sorprende pasmosamente al escuchar por un lado que los planes productivos actuales no alcanzan a satisfacer ni la mitad de la demanda alimentaria de la población y ver por el otro que se persiste en la tozudez anómala de no aceptarle al productor más aporte que el que tiene contratado. Si el guajiro, por las casualidades de la tierra, logró sacar en la parcelita aquella unos quintales de tomate o frijol que no había previsto, ¿cómo no aceptárselo y pagárselo tan pronta y felizmente como si hubiese estado anotado en el papel? ¿No es la misma comida que nos hace falta, a fin de cuentas?

¡Ah! pero si por el contrario ese mismo guajiro se pone espléndido en sus planes, para que lo probable y lo improbable figure en tinta y firma, y de repente este fue un mal mes y no salió todo lo escrito allí, entonces sí que hay celeridad y exigencia para amonestarle los incumplimientos.

En medio de la discusión uno saca en claro que el sentido común no es “empapelable”, que en cuestiones de monte y naturaleza tiene que haber márgenes de error y diálogo y entendimiento entre las partes, que a veces hay que sacrificar seguridad en aras de vislumbrar potencialidades, y que en la cuerda floja por la que anda la producción de alimentos, hay que pensar siempre a favor del plato de la gente, que generalmente es también a favor de quien dobla el lomo para llenarlo.

¿Cómo va a ser que esos tengan que estar rogando por más petróleo a un organismo “superior” (estatal), porque el que le dan no suple ni el 30% de su demanda productiva, como si se tratara de un favor que se pide para llevar a la esposa y los niños a la playa el fin de semana? ¿Cómo va a ser que tengan que ir a mercados particulares como Francisquito a comprar zurdamente por el triple de su precio las limas, como se ven obligados a adquirir tantas otros insumos imprescindibles?

¿Hasta cuándo vamos a seguir permitiendo que la empresa de Porcino le deba toneladas de pienso a la gente que le sobrecumple la entrega de carne o que los pesticidas lleguen al surco cuando ya la coshecha está en cajas? ¿Cuándo vamos a empezar a preocuparnos por los centenares de reses que Veterinaria deja morir o inhibe de nacer por brucelosis o manejo irresponsable de la reproducción, males mucho mayores que el hurto y sacrificio vandálico, a ver si un día puede venderle el Estado la carne de vaca a la población, legalmente?

Uno escucha los reclamos campesinos y sabe que cuando esas cuestiones se resuelvan, cuando los sistemas de pago por calidad zafen sus nudos gordianos, cuando se brinde al hombre del surco capacitación y asesoramiento jurídico, científico-tecnológico, sanitario, cuando el pago al esfuerzo no demore, desaparecerá también y automáticamente la desmotivación del sector hacia un gremio que no le soluciona sus problemas puntuales o el desinterés de la juventud por ser relevo en tarea tan dura.

Cosas así, súper interesantes, se discuten en las asambleas de balance de mis guajiros, cosas que no son “muela”, y si no lo cree, pregúntele a las ollas de su casa.

Anuncios

Acerca de nubedealivio

María Antonieta Colunga Olivera. Licenciada en Periodismo de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte y Loynaz.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Balances para no dormirse

  1. Javier Soler dijo:

    Cuando la burocracia se erige en un objetivo en sí misma, estamos perdidos. Los burócratas intentarán cuadrar un círculo solo porque cuadrado era lo planificado. Y lo que es peor; quien se empeña en convertir lo que es en lo que ‘tuvo que ser’, jamás planificará lo que mañana podría ser.

  2. Javier Soler dijo:

    Tunie, como tu blog está moderado, me permito transcribir un chiste, apropiado a tu entrada, que me contó hace poco un cubano en Habana. Si el chiste no te apetece que aparezca en tu blog, lo borras sin más, que nada pasa.

    Resulta que se celebra una reunión al más alto nivel para ‘balancear’ los resultados de cría ganadera, y se hace alusión a un guajiro cuya cerda crió 12 lechones. Asombrado por tan buen resultado, Fidel da instrucciones de que se le proporcione a la cerda el mejor pienso.

    Al año siguiente el supervisor local visita al guajiro y le pregunta: “dígame, ¿cuántos lechones crió la cerda?” A lo que el guajiro le contesta que fueron 8

    El supervidor local cuando lleva a su oficina y es preguntado por el supervisor de zona por la cerda del guajiro, abrumado, le contesta que fueron 9 los lechones criados.

    Cuando el supervisor de zona asiste a la reunión con el supervisor provincial es preguntado por la cerda en cuestión, y con las mismas le responde que fueron 10 lechones los criados este año.

    El supervisor provincial queda preocupado por el descenso de 12 a 10 lechones a pesar de haber destinado el mejor pienso a la cerda, así que en la reunión de balance en La Habana, cuando el supervisor general del ministerio le pregunta, informa que fueron este año 11 lechones los criados.

    Y al cabo de un tiempo se encuentra el supervisor general con Fidel, y con la fabulosa memoria que le caracteriza pregunta rápidamente por la cerda del guajiro a la que ordenó alimentar con esmero. El supervisor general, sin pensarlo, le informe que 12 lechones fueron de nuevo la prole de la cerda.

    Fidel, satisfecho, da indicaciones rápidamente: “Pues vamos a hacer una cosa. De los 12 lechones, 8 que sean para el turismo, y 4 para la población !!”

    • nubedealivio dijo:

      oye, Javier, el chiste pasó el censor jejejeje 😉 entraña una gran verdad: cuando ponemos las apariencias por encima de la razón, el tiro nos termina saliendo por la culata.

  3. Sheyla dijo:

    tu blog majadero no me deja poner me gusta, pero me regustó y mucho!!!! Primera información de una reunión de balance que me leo de punta a cabo y con gusto. Gracias por la frescura y profundidad de tus letras. Orgullosa de ti!!!!!!!!

  4. ralexdelpino dijo:

    Tunie deberías mandar este trabajo a Juventud Rebelde o Granma también, sé que la exclusividad de tenerte es muy grata para nuestro Adelante, pero este excelente comentario necesita trascender la fronteras de nuestro Períodico, por fis, hazlo por todos los que te leemos con gusto…

    • nubedealivio dijo:

      Ay Raulo, mira que tú me quieres!!! No creo yo que se pueda andar de medio en medio publicando lo mismo, aunque aquí en Cuba, esteee… En fin, el mar jajajajaja. Gracias por volver siempre y comentar aunque yo tenga tus reflexiones tan mal atendidas.

  5. Reblogueó esto en Lente de Aumentoy comentado:
    Creo que alguna vez todos los reporteros cubanos han estado en una de esas asambleas de balance que amenazan con dormirte, pero pocas, poquísimas veces, hemos hecho uso del teclado para abordar el tema como lo hizo con este post María Antonieta. Claro que tampoco todos los géneros sirven para tratar el asunto de esta forma, por lo que quizás una alternativa de solución (al menos la que depende de nosotros y no de un jefe de información) está en NO abordar estos temas desde la información pura y simplista de lo que pasó y SÍ elegir otras maneras de contar. Poco importa si estas nuevas fórmulas fusionan comentarios con reportajes, y reportajes con noticias, lo que interesa es que la gente nos lea porque escribimos de sus problemas. Si no sucede así, seguiremos en el mismo periodismo gris que nos consume, infecta, y mortifica a todos.

    • nubedealivio dijo:

      Yi!!!!!! cuánto tiempo sin ti por aquí!!!! Gracias, amiga buena, por esta presentación de lujo en tu lente guantanamero. Mira que yo quiero a Guantánamo, muchacha. Por ti, por Adrio y por Arlincita 😉 Abrazos pa que consumas y pa que repartas.

  6. Ñó, la Tunie, te escapaste con este comentario, por eso sigo creyendo que tenemos periodistas buenos pa rato!!! Ufff, que a veces uno piensa que el periodismo se muere, pero no, está vivito y coleando!!! sin mucho espacio oficial, pero vivo!!!

    • nubedealivio dijo:

      Mi Ale!!!!! Mira lo feliz que me pongo de leerte por aquí 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 jijijijijij Gracias por elevarme la autoestima profesional, men jajajaja Cada día somos más, yo lo creo así. Un besote.

  7. Me agrada cómo te desmarcas de la más estricta información, quiero decir a la hora de redactar. Yo confieso que como es casi siempre lo mismo hago complejo titular, lead y cuerpo. Pero de vos, el otro día leí en Adela lo de los ACTOS y ahora este comentario. Bien por ti, mi herma. Creo que me robaste el titular, no? a , no, verdad que siempre fue tuyo!!! jajaja. Bueno, yo acabo de hacer par de informaciones para el super medio de dos asambleas, una de la ANAP y la otra de la Asamblea Municipal, en las dos se reiteran los mismos temas: insuficiencia alimenticia versus super porcientos y estadísticas. No sé hasta cuándo nos toque presenciar estos balances, créeme que ya casi me duermo. Te quiero.

    • nubedealivio dijo:

      Y yo a ti mi Luisen… pero ese título sabes que siempre fue mío, la pasión no me ciega como pa cedértelo jajajajajajaja. Un abrazo de oso pa que aguantes el tute asambleario. Hoy no debería hablarte porque no viniste a lo de Raúl Paz, pero bueno, yo soy fan a ti así, qué le voy a hacer. El 20 en Vertientes!!!!!!

  8. Excelente trabajo, muchas gracias por regalarnos nuestra realidad contadas con tus mágicas palabras que dejan con ganas de seguir leyendo. Otro de los innumerables problemas que tenemos es la locura en las decisiones que tomamos, ¿Cómo es posible que se autoricen a los campesinos comercializar con las empresas cuándo estas en su objeto social no lo permiten aún? Cuando el cambio de su objeto social debería haber sido el primero en realizar. Creo que artículos como este ayudarán a continuar erradicando estos problemas que tanto nos perjudican.

    • nubedealivio dijo:

      Gracias Yoanni, por tu comentario y por tu fe en el periodismo. A veces, del lado de acá de las letras, uno lo pierde un poco y es bueno que alguien se lo recuerde. Concuerdo con aquello de organizar nuestras decisiones, acá la legalidad es un tema pendiente, tenemos muchos baches legislativos. Saludos, y espero leerte de vuelta.

  9. Jorge Olivera Figueredo dijo:

    Este comentario salió en el Adelante?estoy de colaboración medica en Sain Kistt and Nevis y pude leerlo por la posibilidad de tener internet por acá,asi debe ser la prensa nuestra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s