Perspectiva

tirante_mano

Un tirante no cubre nada físico,

apenas un ápice insignificante de hombro.

Un tirante intenta desaparentar la desnudez que enuncia,

como serpiente que se muerde la cola,

como serpiente que te cruza del seno al borde de la espalda,

(de un barranco a otro)

simulando el control y el orden.

En esa existencia disonante

pueril

obsoleta

a veces los tirantes caen,

agotados de intentar el gesto absurdo que les toca.

Uno le puede echar la culpa al viento,

al sudor,

al cansacio de la tela

o de los hombros

para sostenerse como tales;

pero ninguna explicación es relevante en ese minuto de transmutación.

Cuando un tirante cae

algo no físico queda al descubierto:

una idea

un impulso torvo

urgencias,

el guiño de un anzuelo

que gime metálicamente su convite.

Y suele suceder,

allí en la cumbre de su renuncia informal y aleccionadora,

que aparece un dedo

de una mano osada

que te sube el tirante

y te baja no sé cuántas cosas

con la tajante brevedad de un roce.

Entonces una se cuida de que no caigan más los tirantes

porque en verdad tapan mucho

aunque no parezca.

Anuncios

Acerca de nubedealivio

María Antonieta Colunga Olivera. Licenciada en Periodismo de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte y Loynaz.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Perspectiva

  1. Luis N. Báez dijo:

    Bellísimo poema de una joven y bellísima periodista cubana

  2. juan sin nada dijo:

    así son los pequeños detalles de la vida lo abarcan todo. Muy lindo y sugerente

  3. Lindo verte posteando de nuevo y más cosas tan lindas y sugerentes.

  4. Un desconocido con cama de muelle roto dijo:

    No es comentario, solo son palabras sin tirantez. Y sin tildes.
    He librado una guerra perdida contra tirantes que, al final, vuelven siempre al lugar primero.
    Tirantes desagradables, con los que mantengo una relacion tirante, porque esconden sitios agradables.
    Tirantes que, como tirano, tiroides, tiraderas, tirantez, suelen verse bien pero me suenan mal, y los acecho para liberar de ellos cosas que quiero para mi, y a las que, de ningun modo, se llega quitandolos.
    En esa guerra, a veces me he conformado con hacerlos caer y rozar debajo, muy debajo, cerca del corazon…
    pero muy lejos.

    • nubedealivio dijo:

      Y cómo te respondo yo este comentario “no-comentario”?????? Quizá te lo responda mejor cuando publique el tuyo (que no es este, por si quizá pensaste que sí). El tuyo se llama “MUELLE”, y saldrá pronto, en cuanto me exprima definitivamente el alma para terminarlo.
      Sé que contigo voy siendo últimamente de subirme todo el tiempo los tirantes y de ponerme tirante y tirana, pero es la etapa que nos toca ahora que lo que quiero es cuidarnos la amistad y no perdernos(te). Igual rozaste alguna vez ese lugar recóndito del alma que hay bajo ellos, y esa marca queda siempre. Un beso.

  5. Estaba por decirte que me ha gustado esto, que a veces desapareces y sueltas unos atisbos tímidos de poesía y me pongo feliz. Bso, R

    • nubedealivio dijo:

      Y yo estaba por decirte que extrañaba tus comentarios, y que te mandé una cartita con Paquito, y que me cuidaras a Alejo y a Albert por allá… yo también me pongo muy feliz cuando sucedes. Kiss-back.

  6. Mar dijo:

    Los tirantes son, a mi modo de verlo, la puerta al paraíso.

  7. Cesar Peña dijo:

    Hay poesía en cada linea de tu poema….. Me encantó!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s